viernes, 20 de noviembre de 2009

ToRos Juntos: Aplausos y Lágrimas de una tradición…



Lágrimas de un toro
La muerte y la tortura, no es arte ni cultura
Por:        Roberto Carlos Morales Bascuñán 

Su última mirada esta bañada de una espesa y densa sangre roja que humedece el sueño de poder vivir en libertad; como si fuera un ser humano busca un lugar por donde escapar, pero en cada rincón de la plaza, donde ha sido citado con la muerte, encuentra a personas de todas las edades que aplauden la falsa superioridad que otro ser humano muestra frente a un confundido animal.
Es domingo, como suele ser el día elegido para cometer este viejo ritual, el torero empieza su ceremonia cubriéndose de un traje de luces que  reflejan en cada lentejuela luminosos brillos de oro y de plata que connotan el lujo y el valor de esta tradición tan dura  y contraria a la suave seda de su vestimenta; mientras tanto, hace ya 24 horas antes del ruedo, el toro ha sido encerrado en un cuarto oscuro para incitar su temor y desesperación; ya en la plaza, el toro empieza a sentir los pesados palos que atentan con su tranquilidad, que luego de haber tenido alrededor de cuatro años de una supuesta existencia placentera, buscan incitar la furia del animal y a la vez debilitarlo para que todo salga como se espera: Superioridad y triunfo del hombre.
Todo esta listo; el torero se presenta acompañado de su cuadrilla, las personas, que han pagado desde 400 hasta más de 2000 nuevos soles con la excusa de seguir una tradición, se levantan de sus asientos para aplaudirlo y seguir el paseíllo; el toro esta inquieto, quiere correr, huir, esta confundido y solo, no sabe que va a pasar cuando la única puerta que esta frente a el se abra y solo tenga que ir por ese único camino, camino que será el último en recorrer y con vida;
Luego de cumplir con un protocolo de presentación, el torero toma su capote de color rojo para recibir al toro y comenzar con el espectáculo que durará por lo menos 20 minutos; La puerta se abre y el animal se presenta frente a él, sale desesperado por la luz y por los gritos de los espectadores, esta confundido y parece feroz pero es inocente y solo busca huir, es la primera vez que este esta rodeada de tanta gente y es la primera vez que alguien se muestra frente a el con una manta de color rojo, que por cierto el animal no distingue, la Faena le permitirá al torero medir la fuerza y disposición del animal, luego de sorprender al animal y haberlo dosificado, él toma sus banderillas de madera que irán clavados en el lomo del toro, y una tras otra irán en busca de avivar al animal, con dolor, humillación y placer.





En las personas puede sentir el gozo que el ser humano siente cuando funde sus puntiagudas espadas, se burlan del caído, del próximo animal que yacerá en la tierra rodeado de cientos de personas, que hoy se dieron cita para apreciar la tortura que se le hará a un indefenso animal hasta que deje de respirar, ni sus miradas de auxilio ni sus lágrimas de perdón por el simple hecho de haberse cruzado con esta raza, podrán ayudarlo a escapar de esta tradición que se va en contra de cualquier razón del único ser que posee inteligencia.

Risas de gozo, aplausos de placer por el animal que busca desesperadamente escapar, gritos de aliento a penetrar “La Pica” 4 centímetros , que en realidad llegan a ser 9 centímetros que lastiman el pulmón del toro, obligando al animal a limitar sus movimientos y verse obligado a ser parte del show. La hemorragia interna es lenta y desoladora, el toro empieza a chorrear sangre y marearse; el público está eufórico, y el torero disfruta de estos minutos con soberbia y no duda en clavarle sus agilados arpones de 6 cm repetidamente entre 4 y 6 veces; los asistentes están orgullosos del torero y empieza la fiesta de alabanzas, estos arpones no hacen más que actuar como palanca para desgarrar los músculos del animal, profundizando y alargando el agonizar del mareado y agotado toro, que para su mala suerte, por errores, voluntarios, el torero suele retardar este momento para demostrar su dominio antes los demás. Cuando el toro baja la cabeza lo suficiente, el torero alcanza su espada para atravesarla entre las vértebras del cuello hasta llegar al corazón, si es que el toro tuvo suerte, sino, el malherido animal terminara gimiendo lastimosamente y vomitando sangre, y para poder acabar con su SUFRIMIENTO, el torero se ve obligado a tomar una pequeña puntilla para acabar con ello, incluso después de esto, alguno toros siguen vivos, pero ahora si, sin el deseo de estarlo…
La gente ríe, el toro se acercó a paso lento a la muerte con una lágrima que fue indiferente al rival de ocasión, para él fue un triunfo más y la fortuna de haber escapado con la suerte que no ocurrió con otros toreros que no lograron salir con vida del ruedo. Pero no lo es cuando miles de toros pierden su vida y son arrastrados por la arena con humillación y con la única intención de hacer con sus vidas un espectáculo…



Afuera de la Plaza seguirán las protestas, seguirán alzando su voz aquellos que han pasado de una minoría apagada a una mayoría sin temor a luchar por acabar con una tradición que fue aprendida de los españoles y que sólo se justifican con cumplir una tradición y preservar una raza, “El Toro de Lidia”.
Tradiciones que no apoyan a ningún valor social, ofrenda a un Señor Milagroso que seguramente les muestra la espalda con disgusto, obispos que no se oponen a una matanza y siguen permitiendo la  crueldad.
El arte de matar como modelo de educativo, religioso y cultural, desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal.
¿Acaso la cultura no debe contribuir a volver al ser humano más sensible y mas civilizado?

Son mas de 20 personas que han perdido la vida frente a estos animales, Personas que marcaron y se convirtieron en una figura de respeto por haber perdido sus vidas frente a ellos, y es que ¿acaso deben ser recordados por esto?












…¿Sigues con la tradición o alzas tu voz contra ello?

lunes, 12 de octubre de 2009

“Un Chato de altura: Oscar Del Portal”

Pisar el césped del nacional, pertenecer a uno de lo mejores equipos del Perú, el Cristal, llegar a la Copa Libertadores y jugar su primer partido contra el Peñarol de Uruguay, y estar rodeado de miles de hinchas que coreaban y gritaban por su equipo, no existe una mejor frase que pueda explicar mejor lo que él sintió ese día: “fue como volver a sentir mi primer orgasmo” y esa sensación tan intensa que le provocó la oportunidad de llegar a jugar en primera división, nadie hará que la olvide…

Es miércoles por la noche, exactamente las 20:30, luego de dos semanas de postergaciones para una entrevista con Oscar Del Portal, por fin llegó el día de estar frente a la puerta del canal y preguntar por él; horas antes hablaba con Oscar por el celular para confirmar la entrevista y al fin poder conocer la razón del por qué se alejo de las canchas, esa fue una de las primeras preguntas que le hice cuando pudimos conversar por unos minutos.
Dejo mi documento de identidad en la puerta e ingreso, ahora si, al canal; espero unos minutos en el hall y Oscar sale al encuentro, me estrecha la mano y me pide que lo espere unos minutos para ingresar al set de grabación, me pregunta si necesito algo y si me siento cómodo, algo que hizo durante todo el momento que lo acompañé.

Mientras lo espero, él regresa una vez más pero esta vez viene acompañado de Carlos “el gordo” Vizcarra y Christian “el loco“ Wagner, se acercan y Oscar me presenta a sus eléctricos amigos, quienes apenas se enteraron que venía para escribir un perfil sobre “el chato”, empezaron a poner a descubierto sus apelativos mas secretos; pasan cinco minutos y nos indican que ya es hora de ingresar y empezar a grabar, Oscar se encuentra a mi lado siguiendo a los otros dos desquiciados que no paran de hacer bromas y reírse de ellas, él se encarga de presentarme a cada uno de los que forman el equipo y no hace más que hacerme sentir como en casa, y yo así me siento.

Estamos a dos horas de que “entre titulares” salga en la programación de CMD y la productora esta perdiendo la paciencia por comenzar a grabar y los tres que están por conducir el programa no tienen la menor preocupación por entenderla y siguen comentando sobre la resaca que tuvieron por la reunión del día anterior, es como estar con tres niños y tratar de hacerles entender que tienen que terminar su tarea para irse a dormir, pero en este caso, estos tres amigos que aparentan ser unos dementes sin control, no entienden que el programa ya debería estar a medio camino para poder pasarlo a tiempo; sin embargo, Del Portal se muestra paralelamente atento a que los invitados también estén cómodos y no se sientan nerviosos por presentar su baile que esta lleno de movimientos que mas que un simple baile de salón, parezca una acrobacia de los juegos olímpicos, tal vez sea porque la chica protagonista venga de Rusia, y que sigan el ritmo de una Salsa tan provocativa como las curvas que ella posee.

El programa empieza y hoy el tema a tratar no será sobre el tan tocado “Deporte Rey”, que tiene tantos seguidores en nuestro país pero que ha conseguido pocos triunfos, sino que se hablará del “Bathroom dance” y para esto, la invitada es una joven de 32 años proveniente del lejano Moscú y que tiene algunos años recorriendo Europa y Latinoamérica para llevar su baile a lugares donde ella pueda contagiarse del ritmo que nosotros, los latinoamericanos, llevamos en la sangre.

Luego de culminar con la entrevista, llega la hora de ir a la primera pausa comercial y escucho comentar algo entre ellos, “¿Roberto, no quisieras ponerte del otro lado para que puedas ver mejor?” no me equivoque, una vez más, Oscar, sintió que por el movimiento de las cámaras se dificultaba mi visión, y tenía razón, trató de llevarme mas cerca del set de grabación y así poder ver más los detalles, pero tanta fue su preocupación que la productora se dio cuenta que yo podría aparecer dentro de la escena y me pidió que me ponga un poco mas atrás, igual ya era un mejor lugar y podía observar con mas claridad los detalles y las travesuras de ellos tres. Su preocupación era constante.

Estar en el set fue como haber estado en un show humorístico, sus atinadas ocurrencias lograron robarme carcajadas durante todo el programa y disfrute estar ahí, es la última tanda comercial y para volver están preparando algo gracioso y diferente para ofrecer una marca de shampoo, “el gordo”, como lo hizo durante todo el programa, toma la iniciativa y es seguido por “el chato” y “el loco”, deciden personificar una lucha y el gordo se encuentra tendido en la mesa de conducción, para tratar de mostrar que el producto “combate la caída del cabello”, describirlo no logra ser tan figurativo y alcanzar a ser tan gracioso como lo fue estando sentado frente a ellos y viendo los detalles de sus alocadas acciones.

El programa llega a su fin, se muestran muy entusiasmados con la parte final y deciden bailar al ritmo del “cha cha cha” para cerrar el show con broche de oro, las cámaras dejan de grabar y no demoran para huir del set, yo me acercó a la productora y ella solo me confirma lo que por si solo he podido ver, “trabajar con ellos es difícil, me he peleado con Carlos porque nunca hace caso y el chato no se queda atrás pero él, es un poco más comprensible y puede mantener una conversación, caso contrario con el primero que todo lo gira a 360ª y no sabe lo que es estar por unos minutos guardando la postura”.

Salimos de las instalaciones y nos ubicamos frente a su carro; demonios, no me tomé la foto en la escenografía, recordé llevar la cámara y olvido tomarme la foto… gajes del oficio, pienso; empezamos a conversar y me cuenta que llegó a amar al fútbol desde que tiene uso de razón, para él no es solo un deporte donde recibes al cambio mucho dinero como muchos jugadores peruanos lo ven, sino que le tiene el respeto como a una profesión, y me cita una frase que la chica europea mencionó con mucha razón “los latinos tienen el ritmo, pero no la profesión”,

Luego de vivir un año en Brasil, a sus 23 años, volvió al Perú con la intención de estudiar Derecho y paralelamente empezó a jugar en segunda división y para luego llegar a una corta carrera en primera; el fútbol le abrió las puertas, fue en una entrevista que daba en el Rímac cuando una productora le propuso la conducción de un programa, que sin dudarlo acepto la oportunidad, tiene cinco años en el canal, y haber practicado deportes como el tenis, natación, vóley, entre otros, le ha dado la facultad de aportar con conclusiones certeras e importantes, esto le ha permitido crecer como persona y a conseguir una experiencia única, sin dejar de lado sus estudios que para él son cosa primordial para su futuro; en diciembre acaba la etapa como conductor de “entre titulares” y es que, estudiar y practicar en un estudio de leyes, ha descubierto una nueva vocación que a desplazado al fútbol a un segundo lugar, y que ve como una profesión mas prometedora.

Cada vez que se presenta la oportunidad para jugar un partidito, no la desaprovecha, y es que, cuesta trabajo creerlo, también forma parte de un equipo de futbol siete, donde ha podido viajar a otros países para jugar campeonatos, eso si, para el esta prohibido perder, se considera picón y es una persona que esta dispuesto a perder la cordura, si es necesario.

Oscar Del Portal es conductor de dos programas de CMD, estudia derecho en una de las universidades más grandes de Lima, practica en un estudio de abogados, es volante de un equipo de amigos de fútbol siete, es un enamorado apasionado y encabezando la lista, un buen amigo dispuesto a involucrarse donde se encuentre o falte una sonrisa.

Antes de despedirnos recibe una nueva llamada, se muestra impaciente y es su enamora quien esta del otro lado del teléfono, ella acaba de llegar de viaje y él esta desesperado por verla, luego de dos semanas de ausencia, decido que es momento indicado para agradecerle y despedirme de él y esperar contar con su amistad, pero para el la entrevista no acaba, cuando yo me dispongo a partir, Oscar se ofrece a llevarme hasta una avenida que se aproxime más a mi destino final, yo acepto, ya que en realidad sabía que no había un bus que me deje cerca a mi casa y aceptaba que la única opción era tomar un taxi; subí a su carro, él enciende la radio con la ventana abajo para despedirse de su último amigo del canal quien se encarga de la seguridad.

En el camino me cuenta algunas cosas más de algunos planes que tiene pero que aún no son nada seguros, como el dejar de lado la tele y dedicarse a ejercer su carrera como abogado y ver la conducción solo como un hobby al que nunca le cerrara las puertas, luego de unos minutos llegamos a mi parada, y ahora si, la última, una vez mas le agradezco por la entrevista, le prometo enviar lo escrito pero sin asegurarle que sea perfecta, tampoco soy un escritor pero haré el intento, estrecha su mano y sin querer perder la luz verde del semáforo, hecha marcha al encuentro de la única persona que le puede hacer dejar de lado el fútbol y las leyes…

martes, 1 de septiembre de 2009

Maldita sea, ¿Por qué tuviste que ser padre, mi padre?

Aquí te escribo lo que hasta hoy guardo en mi corazón y lo que durante mucho tiempo he preferido no decir…


Maldigo quererte, deseo que termines solo en un cuarto y sufriendo como hoy, nosotros lo hacemos, y odio saber que cuando llegue ese día, nos pedirás perdón y sin mayor resentimiento estaremos a tu lado para cuidarte y perdonarte; pero no estés tan seguro, tal vez solo sea mi deseo de hacerte ver el daño que estas haciendo y no esperes a quedarte solo para querer recuperar lo perdido.




…Recuerdo cuando era niña y tu estabas conmigo compartiendo mis alegrías y mis penas, luchabas por mis sueños y te envolvías de mis locuras con la facilidad de un abrazo, sentía que yo era lo mas valioso para ti, sentía que yo podía ser tu razón para vivir, que tú eras capaz de dar tu vida con la única razón de verme feliz, sana y salva. Sentía que no necesitaba algo más para ser feliz, y así era, era muy feliz, tenía a mi familia, razón suficiente para estar alegre y sentir compasión por algunas compañeras que solo tenían un padre o una madre que no le podían dar amor suficiente para ser tan feliz como lo era yo. Una niña invencible, pues tenía a dos héroes conmigo y ¿quién podía contra mí?.
Un día, cuando yo ya era toda una mujercita, nos sentaron a mi y a mis hermanitos en la mesa, ustedes habían decidido que lo mejor para todos era su separación, sin consultarlo ni nada, ustedes lo creyeron así y así fue, y prometieron que esto no afectaría en nada con nuestra relación, y esto se veía en los primeros meses, tú aún nos visitabas todas las noches, mi madre te esperaba y como si nunca hubiera existido esa conversación, ella te atendía como a un esposo que llegaba de trabajar; tus visitas fueron siendo menores, ya no llegabas todos los días después de las 8 sino que ahora, tú nos visitabas solo los fines de semana, y mis hermanos, niños aún, empezaron a sospechar que algo no andaba bien, que aquella armonía en nuestros corazones empezaban a sentir los crujidos de una piedra preciosa a punto de colapsar.
Mi hermano te veía como a un héroe, como a una estrella de rock, como una imagen y semejanza de lo que de grande anhelaba ser, y tu te marchaste y empezó a confundirse, a dudar sobre las acciones, a pensar si lo que tú estabas haciendo era lo mejor, o era un acto mas de valentía que nos iba a traer algo mejor, y empezó a callar, a esperar el resultado de aquella desaparición, a aprender a no tener una figura paterna y un ejemplo vivo de hombre, y detrás de esa imagen falsa que creas en tu cabeza, él aún sigue esperando porque tú vuelvas y le cuentes de que se trato todo.


Mi hermana te quería, como todos nosotros, pero ella nunca imaginó un mundo o una familia sin uno de nosotros; tratando de llamar la atención de nosotros, tu atención, creyó que su autodestrucción te haría entender y de decirte lo mucho que te necesitábamos, de lo importante que era tenerte con nosotros para cerrar este círculo donde todos estábamos atados de manos los unos a los otros para que nunca nos caigamos, pero en el camino dos manos cayeron y hoy es difícil de rescatar, pero no imposible de recuperar; y ella siendo una niña, trató de dar su vida por su familia, algo de lo que tu no fuiste capaz, algo que no quisiste hacer y luchar por sellar nuestras vidas con una simple sonrisa tuya, o con solo decirnos TE QUIERO, AQUÍ ESTOY Y NO ME VOLVERÈ A SEPARAR DE USTEDES.
Te mereces terminar tus últimos días en un cuarto con la compañía de una vela y sin nadie a quien llamar para pedirle y rogarle un poquito de ternura, porque yo te lo deseo, porque tu te lo mereces, porque sé que cuando eso pase, tomarás ese bendito teléfono para llamarnos y que nosotros siempre contestaremos para decirte que todo anda bien cuando todo anda mal, pero ahí estaremos nosotros y tal vez nos puedas responder:
¿Cómo hiciste para olvidarnos tan fácil y poder vivir con solo escuchar un minuto de nuestras voces? (a veces desearía que no existieran los celulares y te veas obligado a buscarme)
Y yo?, si y yo, he esperado 12 años para sentarme frente a una computadora cansada de actuar y de mostrarme fuerte ante todos y que espero estar frente a mi almohada para poder olvidar de tener que fingir una alegre, pero alimentada de tristeza, sonrisa y por fin llorar frente a esta almohada que es la única testigo de la verdadera persona que soy dentro de mis cuatro paredes; y escribirte esto que aún no me atrevo a decírtelo en tu cara, a ti que no recuerdo cuando fue la última vez que te vi, que no recuerdo la última vez que me decías que me querías y que hoy ni siquiera me extrañas. Ya no quiero ocultarte esto, ya no quiero que pienses que con tus llamadas cumpliste con el rol de padre, no quiero que pienses que todo anda bien, porque mi corazón esta destruido, porque la imagen de mi padre no se definirla, porque ni siquiera puedo irte a buscar para darte esto, porque no se dónde vives, porque no se dónde trabajas, porque te odio y porque te quiero, porque ya estoy perdiendo las esperanzas de volverte a ver tocando mi puerta y tratando de recuperar todo este tiempo perdido, porque ya no quiero perder mas tiempo, porque aún pienso que no eres tan estúpido como para perder a tus hijos, porque no quiero que sea demasiado tarde para tratar de recuperarme… simplemente porque aún guardo algunos recuerdos en un cofre de oro, que son solo aquellos que quiero llevar toda mi vida en mi corazón.
…Cierro esta memoria, deseando despertar de esta pesadilla y aún tener 8 años y verte dormido al pie de mi cama, arrollándome y esperando que al fin me duerma, aunque tu sepas que tu te dormirás primero, pero sé que ya deje de ser esa niña, pero que aún deseo verte a mi lado.






Los hijos suelen ser la razón de ser mejores, de ser cada día mejor, motivos de lucha, motivos de querer seguir viviendo muchos años más; y más y aún, ver como ellos obtienen tantos logros gracias tus enseñanzas y tu satisfacción de cada día se parecen más a ti.
... Para aquellos Padres, que aún no conocen el verdadero significado que esa palabra significa, para que no pierdan más tiempo y sepan que hay niños que los ven como ejemplos y que algún día sueñan por ser como ustedes; No dejen que el mundo sea gobernado por odio y cultiven el amor
... Y para aquellos que aún tienen miedo de fracasar, no teman a ser felices, amen a su familia y no dejen que nada ni nadie los separe de ellos.


(Tranquilo papá, esto no es una memoria mía, simplemente es la historia de muchas personas que no se atrevieron a ser como tú)

viernes, 3 de julio de 2009

Mi camino será guiado por ti…


Hoy decidiste partir y nacer de nuevo, pero ahora en una nueva vida… una vida que será eterna.
En la misma semana que partiste, partió un rey y una princesa de folklore, no tuviste la fama de ellos, pero te conformaste con vivir en el pasaje Hollywood de un Chucuito que hoy llora tu partida y de ser querido como pocos lo son…
Es sábado por la noche y mi celular suena, mi hermana con una voz cortada me cuenta que mi último abuelo acababa de fallecer, no supe como reaccionar ni que hacer, estaba lejos de casa y mi corazón confuso, no corrieron lágrimas por mi rostro pero en mi corazón se inundo de ellas…

El egoísmo de mi inmadurez no permitió que te conociera como hoy deseo hacerlo, siempre es muy tarde para darme cuenta de las cosas que pierdo, crecí con la ingratitud de convertir mis visitas en milagros extraños, ya que de niño, mis padres me llevaban a verte y con vergüenza reconozco que muchas veces me sentí obligado a dejar a mis amigos de parque y a renegar con mis padres; con el pasar de los años, mis visitas podían ser voluntarias y con pena acepto que fueron pocas las veces que te bese la frente y te dije que te quería, tal ves por eso, la ultima vez que te vi, una semana antes de tu partida, entre solo y con miedo a que no supieras quien era este joven con barba que te beso por última vez y te dijo una vez mas que te quería sin poder recibir respuesta.
… Mi camino a tu casa fue largo, me dio tiempo para pensar en el tiempo perdido y que nunca podré recuperar, por momentos quiero llorar pero mi culpa no me deja, y sigo esperando el momento en que te vea, pero esta vez ya no estarás echado en tu cama sino dentro de una triste caja que solo me permita ver tu rostro y tal ves una ultima expresión de felicidad por verme.
Llego el momento de acercarme a ti, a saludarte y no escuchar una respuesta, en querer besarte la frente y no poder hacerlo, en tocar tu mano que ya debe haber perdido la calidez que aun expresas en tu rostro, pero ya es muy tarde para querer hacerlo, me tendré que conformar con solo mirarte y escuchar las mil y un historias que hoy relatan sobre el buen hombre que fuiste y que se refleja en la sonrisa de cada persona que hoy vino a decirte adiós y en lo feliz que fueron con poder conocerte.
Tu hijo, mi padre, me abraza y siento en él la pena de perder a su mejor y leal amigo, pero èl sabe que no merecías seguir sufriendo como lo hiciste aquella última semana en un hospital; me cuenta que tu último día parecías haberte recuperado, estuviste riéndote y los hiciste creer que todo esto solo era un susto y que esto solo sería una lección mas de aprovechar el tiempo junto a los que siempre esperan por una oportunidad por devolvernos esa sonrisa que no tiene ningún otro fin mas que hacernos felices; Pero tu solo querías despedirte como todo un valiente, no quisiste que sintiéramos pena por ti, tu solo querías que te recordaremos como ese hombre feliz que siempre fuiste, y que ya era el momento para partir… Y lo hiciste solo, porque sabias que iba a ser difícil dejarte ir; esperaste a que ellos se despidieran para hacer tu viaje al encuentro con alguien que esperaba tu llegada desde hace muchos años, mi abuela María, quien no pudo aguantar mas el hecho de seguir siendo una espectadora de tu vida, ya eran varios años que ella se fue y seguro que no podía seguir viviendo tan lejos de ti.
El pasaje en el que viviste se lleno de flores que no paraban de llegar de todos aquellos que te conocieron en este recorrido de la vida que la llevaste con defectos y virtudes y que hoy todos llevan como una lección de humildad de cómo ver a la vida.
El último día en cuerpo, con tu hermano, hijos, nietos y bisnietos, siempre es el mas difícil de una despedida, los que se hicieron los fuertes, como yo, ya no podrán actuar ni disimular lo que sienten en sus corazones, ese nudo que estrangula a nuestros sentimientos; y saben que es el último adiós y tratarán de estar contigo por mas que ahora tu ya estés viéndonos desde arriba.
Tu hija llora y no quiere dejarte ir, siente que no pudo cumplir con tu sueño de llegar a los 104 años, a cualquiera le podría parecer exagerado pero tu si sabias llevar una vida y sabias como sobrellevar a las adversidades con una sola sonrisa… tu hija no falló, en realidad, en el cielo esperaban por ti y necesitaban conocer el secreto de llegar a los 98 años y seguir queriendo vivir mas.
Tu ùltimo caminar y yo te llevó en mi hombro, te conversó sin escuchar una respuesta pero algo en mi corazón me dice que si lo haces y que tal ves yo no lo haga ahora pero ya llegará el momento donde lo hagas en mis sueños; esto se hace mas difícil, mis pies quieren ir mas lento, y es que ya puedo ver la cárcel en la cual será encerrado tu cuerpo, y aquellos sentimientos confusos se empiezan a aclarar, aquellos recuerdos dejan de ser oscuros y aparecen frente a mis ojos, y saber que hoy yo te llevo en mi hombro abre a mi corazón, empiezo a empujarte hacia un cuarto oscuro y te veo partir, el nudo desaparece y en mi rostro empiezan a caer las lágrimas que oculte durante estos días, no hay tiempo para el orgullo ni para hacerse el fuerte y junto a mis hermanos y madre te despedimos con la tristeza de no haberte podido dar nuestro amor que mereciste y que tú si nos diste sin esperar nada a cambio.
Tú no has muerto, y todos los que te conocieron lo saben, aún seguirás con nosotros pero ahora lo harás en nuestros corazones y caminarás a nuestro lado, en cada paso que demos y en cada tropiezo para ayudarnos a levantarnos.
.
.
.
“El mundo es puto y chuchumeco” o “déjenme llorar” son tus frases que siempre se recordarán cuando tenias un vaso de cerveza en tu mano y todos reían escuchando tus pasillos que amabas escuchar y que hoy se despiden de su máximo oyente.
“...Nada en esta vida podrá separarnos, te juro, ni la misma muerte podrá arrancarte de mi corazón porque te amo tanto que a veces pregunto si es verdad, yo mismo me espanto de estar amor sublime que hay entre los dos…” - Amor sublime - Tu ultima canción de despedida
LUIS MORALES… PRESENTE… Y siempre estarás presente, pero esta vez te llevaremos en nuestros corazones y en nuestros recuerdos que siempre marcaste y que llevan el sello de tu sonrisa.

Te quiero mucho abuelo…

jueves, 7 de mayo de 2009

Me olvidé de soñar

Recuerdo cuando era niño y soñaba con ser el mejor bombero del mundo, vestido en mi uniforme rojo entrando a una casa en llamas para rescatar a las personas que eran buscadas por la muerte en su traje negro.




Cada vez, que alguien me preguntaba sobre que quería ser de grande, yo muy emocionado y entusiasmado por llegar a ese momento, les respondía :”quiero ser el mejor bombero del mundo y rescatar muchas vidas”, no pensaba en ser un héroe o volverme millonario, triste recordar que cuando era niño, el dinero no lo era todo, no me importaba nada, más solo ser una héroe anónimo; mis hermanos querían ser doctores, tenían el mismo deseo de querer ayudar a los más necesitados, y creo que ninguno quería fama ni pensaba en el dinero… todos nuestros sueños se fueron destruyendo con el pasar de los años…

Podía volar un avión, traté  de hablar chino y no me salió muy bien, era un poco complicado hacerlo, desarmé mi radio para convertirme en un buen técnico, fue obvio que no lo seria ya que cuando la desarme, no pude volver a juntar todas las piezas, luego mi mamá me conto que la radio que intente arreglar, no funcionaba hace mucho tiempo; jaja; Cuando era niño, mi imaginación no tenía límites, me ayudaba a escaparme a lugares muy lejanos, a recorrer el mundo con solo dar unos pasos, pasos que di en la vida y que solo me alejaron de mis locuras, como hoy a veces los defino, año tras año se fueron robando mi ilusión y apagando al niño que aún quiero rescatar, porque ser niño no es querer quedarse estancado en el pasado y no querer avanzar; al contrario, es aun ser inocente y ver al mundo con ojos llenos de fe y que algún día la felicidad podrá ser un virus que se contagiara alrededor del mundo, ayudándome a mi y a ti a romper los limites de la imaginación, consiguiendo así, el final feliz que todos quisimos tener en nuestras vidas, una vida sin odio ni envidia.

Ya tengo 21 años, estudio comunicaciones y confieso que hace varios años "Me olvidé de Soñar"; Mis hermanos no fueron doctores y yo no soy el mejor bombero del mundo; antes de acabar el colegio, durante la secundaria, mi sueño se fue apagando en mi alma, y sin darme cuenta los fui ocultando en un rincón de mi corazón; trato con voluntad de despertar mis sueños, aquellas ilusiones de poder cambiar al mundo con solo entregar amor, pero, me golpeo con otra realidad a la que niño enfrente, y siento que fui derrotado por una rutina; es verdad que planear las cosas no siempre salen bien, pero cuando tus sueños se pierden en la sombra,  esperando por un rayito de fe, deseo haberme quedado como un niño, y así poder contagiar mis ilusiones que, a nosotros los adultos, nos falta desarrollar.

En mis ojos puedo ver, como las personas solo viven para trabajar y la felicidad es algo relativo, cuando para poder crecer como persona, primero necesitas ser feliz, y lo demás vendrá por si solo, así estarás motivado para seguir, para seguir en la búsqueda de conquistar al mundo con tan solo sonreír.
Sé que lo que escribo, puede durarme solo estos minutos, pero se que esto que escribo hoy, lo podre revisar y recordarme que aún no he dejado de vivir,  y aun le daré esperanzas a mi vida, y así llegaré a ser el hombre que quiero ser y llevaré al niño de siempre dentro de mi para compartir mis alegrías y mis penas.

No seré el bombero que soñé ser, pero quiero ser una gran persona, que pueda ayudar en todo lo que este en mis manos; y en lo que no, hare mi mejor intento y se que ahora, el niño que esta leyendo esto, estará a mi lado, para ayudarme.

¿Por que rendirnos en algo que creemos?, ¿por qué dejar soñar?, ¿Por qué caernos  y no levantarnos? ¿Por qué temer a lo que nos digan? ¿Por qué  dejar de reírnos y de ser felices, si cuando solo tenemos esta vida para serlo?, ¿por qué no reírnos de nuestros errores y aprender?, no nos avergoncemos cuando nos equivoquemos, si es la única forma de aprender; Soñar no cuesta nada; luchar por cumplirlos, tal vez, pero la satisfacción de haberlo logrado es invalorable.

 No dejes de vivir, no dejes de soñar, no tengas miedo de sonreír porque cuando sonríes, otra persona responderá; no estés triste, no pierdas el tiempo que solo nos queda una vida por disfrutar y ninguna por lamentar…


…Quiero volver a soñar como el niño que aún soy.




Aún quiero quedarme a tu lado ...


Nos conocimos en una fiesta, recuerdo que ya estaba un poco mareado por el alcohol que había tomado para atreverme a acercarme a ti, nunca había sentido tanto miedo para hablarle a una persona, recuerdo que me gustaste desde que llegue a la fiesta y te vi bailando en tu vestido negro, nadie se atrevia a acercarse a ti, solo quería acercarme a ti; pero, no tenía valor, y fuiste tú, quien lo hizo, que gracioso; el típico fanfarrón y de tanto alarde que daba, quede minimizado en mi cobardía…
Me gusto mucho conocerte, no fue sencillo profundizar en ti, como en un inicio confieso que malinterprete, me contaste que te llamabas Esperanza, irónico que la esperanza haya llegado por medio de una mujer a una persona que se consideraba escéptico.
Ese día dejamos la fiesta y te hice pasar vergüenza en las calles, yo creyendo ser el mejor cantante, cuando solo cante una vez al frente de mis compañeros de colegio, recuerdo que se resume en hojas de papel, en dirección a mi rostro, pero aún así, nos despedimos con tu promesa de volvernos a ver; intente robarte un beso, pero "siempre fuiste buena para los desprecios lindos", aún así, yo me fui feliz porque confiaba en volverte a ver y por el solo hecho de haberte conocido, si es que por cosas de la vida … y del susto, no te volvía a ver…
Hace 5 meses ya, celebramos nuestro 1er año de casados, y 3 años como enamorados, recuerdo como si fuera ayer nuestro matrimonio, fue toda una fiesta, fue difícil que un padre aceptara casarnos en la playa, como era tu sueño, pero lo conseguimos, y fue algo que nunca olvidare… la cajita de sorpresas que resultaste ser, aún me robaba sonrisas y cada día me hacías sentirme el hombre más afortunado del mundo y aun mejor, me hacias sentirme vivo…
Hablamos de tener nuestro primer calatito, y en dos años más, nuestro chiquitín, estaría listo para nacer en un lugar mejor, si todas las cosas nos salían bien y podíamos ahorrar un poquito para mudarnos del departamento donde hicimos nuestro primer nidito de amor…
Paso un año, y logré graduarme como Bachiller de Comunicaciones Audiovisuales, fue dura la carrera pero gratificante al fin, ya había hecho mis practicas en un canal de tv, que gracias a Jose e., pude conseguir; Mi trabajo fue bueno y creo que logré sorprender a mis jefes y así pude ascender sin mucha espera, fue por eso que vi la oportunidad de tomar el siguiente paso en nuestra relación y pedirte matrimonio… un 07 de enero, uno de los días más soleados de nuestro verano, verano que cada año que pasaba se hacía más fuerte, tu madre lo interpretó, que aquella vez, Dios había iluminado nuestra relación, tu madre que es muy devota…
Nos gastamos mucho dinero en nuestra boda, ¿recuerdas? Casi todos nuestros ahorritos lo gastamos en eso, pero yo pude guardar un poquito para nuestra luna de miel, en realidad mi mamá me alcanzó un sobrecito, que ayudó mucho a poder hacerlo realidad, que lastima que no pudiste ver tu cara cuando al llegar a la casa, y tu pensabas que la fiesta ya había acabado, te sorprendí con los pasajes para al día siguiente, nos esperaba un avión, rumbo a una playa del Caribe, me abrazaste y no pudiste contener tus lagrimas… me dijiste que estabas sorprendida y que no debí haber hecho eso; pero, como no hacerlo, si gracias a ti, pude sentir lo que era sentir un corazón lleno de amor y felicidad…
Fueron 5 días y 4 noches, donde pude reafirmar, lo feliz que podía ser a tu lado, y me sentía seguro de querer pasar el resto de mi vida tomado de tu mano; Sentirte a mi lado, me hacía sentir vivo, me hacia sentir tantas cosas indescriptibles, que no pude encontrar la palabras exactas para describir todo lo que logre sentir contigo en el tiempo que te tuve…


Como si hubiera sido ayer, recuerdo con mucha pena aquel primer jueves de octubre del 2008, que tuve que salir del trabajo temprano; un fuerte dolor en la espalda, me impidió que pueda continuar con el trabajo, el dolor era muy fuerte y no quise llamarte para preocuparte; decidí irme al doctor, y que este, me de unos calmantes y así poder sentirme mejor para regresar al día siguiente al trabajo…
El doctor me revisó y yo sé que ese día pudo notar algo que no le gusto, trato de maquillarlo con mandarme unos exámenes de rutina, como me indicó él, yo traté de no preocuparme, porque siempre pensaba, que a mis 26 años, una enfermedad grave no se podía cruzar por mi camino, y mucho menos la muerte; desde niño, me creía invencible y trataba de mostrarme valiente ante la muerte, aunque muy dentro de mí, sabia el miedo que sentiria si un día la muerte vestida de negro se presentaba ante mis ojos.
Al día siguiente, adolorido aún y con unos calmantes en mi organismo, regresé al hospital para hacerme los exámenes de rutina y así saber porque aun me dolía el cuerpo y sentía que alguien me hubiera dado una paliza; Nunca le tuve miedo a las agujas, así que no fue problema darle mi brazo a la enfermera, quien tomo dos muestras de sangre de mi brazo derecho, unas placas para ver mis pulmones y otros órganos mas y listo, una hora después estaba listo para regresar a casa, y es que estar en los hospitales no me gustaba, ya me habían operado a los 14 y 20 años como para querer seguir viendo doctores…
Dos semanas me hiciste recordar ir por los resultados, en realidad yo ya quería darlos por olvidados porque ya me sentía mejor, pero una llamada del hospital alarmó mi curiosidad, tu insististe, como sí algo dentro de ti, supiera lo que iban a descubrir esos exámenes…

Llegué al laboratorio y le entregue a la enfermera mi cargo para que me diera mis resultados, pero ella me indicó que estos, habían ido al consultorio del doctor, me pareció extraño pero yo lo tome como parte de un error, llegue el consultorio, y toque la puerta, no te niego que sentí un poco de molestia por el error que habían cometido y yo no quería perder más tiempo ahí.

El doctor abrió su puerta y me pidió que aguarde un momento, yo lo interrumpí, alegando que solo era un error y que solo quería mis resultados, el espero que termine de hablar, y me volvió a pedir que espere, que necesitaba hablar conmigo… fueron 10 minutos de espera, donde mis nervios e incertidumbre, me hicieron sudar las manos, como en las primeras vez que te conocí; me hizo pasar, pero desde que entre al cuarto, podía predecir que algo no estaba bien, me invitó a tomar asiento y dijo: “Roberto tengo tus resultados y temo decirte que no son muy buenos como esperaba que fueran,… tienes cáncer Roberto”, cada vez que recuerdo esos momentos, siento una explosión en mi corazón, el doctor seguía hablándome y yo solo podía ver la película de los momentos más felices que he vivido ante mis ojos…¿Roberto me escuchas? Tomó unos segundos para volver escuchar al doctor y hubiera deseado no poder hacerlo; Roberto tienes cáncer en los pulmones y lamento decirte que la enfermedad ha avanzado mucho en tu organismo, ya ha empezado a afectar otros órganos y si te opero, corremos el riesgo de acelerar la expansión; doctor que me está diciendo...,Ya tenía lagrimas en los ojos y trataba de pensar que aún todo era un error, le reclamaba al doctor que revisara bien los exámenes, que era seguro que todo era una confusión, esto no me podía pasar a mí, y menos ahora que me había enterado que iba a ser padre, Esperanza tenía dos meses de embarazo… lloré como si fuera un niño que se perdió en el parque y el doctor solo me abrazó, sin saber que mas decirme para tratar de consolarme.

...Trató de mostrarme fuerte y valiente ante ti, ante ti que se que te ocultas en el baño para llorar, que te levantes en las madrugadas y maldices la suerte que hoy Dios ha jugado contigo… Yo puedo escucharte y lloró en silencio, y es que tengo miedo de alejarme de ti, soy feliz a tu lado, y tengo miedo de irme a un nuevo mundo solo, solo y no poder llevar la imagen de tu rostro sonriendome y diciendome que me amas...

Perdóname por dejarte, no tengo elección, mi fe se esfumó el día que me dijeron que la llama de mi corazón se iría apagando poco a poco; Al comienzo no quise luchar, renegaba con Dios, le echaba la culpa de la vida que me tocó, pero entendí que la vida juega por sí misma, y sabia que aún te tenia a ti, que debía luchar por seguir respirando tu aroma, por aun sentirte, poder acariciarte, poder escuchar tu voz…; pero, hoy llegó el día que ya no tengo fuerzas y tu voz, ya la escucho apagándose … perdóname por no haber ganado esta batalla, perdóname por dejarte sola, perdóname por no haber visto a mi hijo nacer, por no haber jugado en el jardín como muchas veces lo hice contigo y te prometí que también lo haría con él… tengo mucho miedo de irme, aún no quiero cerrar mis ojos y perderme...
...Te amo mucho, gracias por haberme amadado tanto y por haberme hecho el hombre mas feliz, te esperaré el tiempo que tenga que esperar, y quiero que sepas que cuando llegue ese día, te estaré esperando en el jardín listo para besarte otra vez y para seguir amándote como lo hice siempre, ese día llevarás en tus manos mi corazón y la vida que dejo hoy aca y que yo esperaré para volver a vivir… mis ojos empiezan a perder fuerza y mi corazón a perder ritmo, las cortinas de mi obra se empiezan a caer, y en el telón aparecen ya, las últimas imágenes de los momentos más felices de mi vida, aquellos momentos que los viví a tu lado…
.
.
La única medicina para el dolor del corazón, es poder amar y dejarnos amar, con las ganas de luchar y sin temor a perder...