jueves, 7 de mayo de 2009

Me olvidé de soñar

Recuerdo cuando era niño y soñaba con ser el mejor bombero del mundo, vestido en mi uniforme rojo entrando a una casa en llamas para rescatar a las personas que eran buscadas por la muerte en su traje negro.




Cada vez, que alguien me preguntaba sobre que quería ser de grande, yo muy emocionado y entusiasmado por llegar a ese momento, les respondía :”quiero ser el mejor bombero del mundo y rescatar muchas vidas”, no pensaba en ser un héroe o volverme millonario, triste recordar que cuando era niño, el dinero no lo era todo, no me importaba nada, más solo ser una héroe anónimo; mis hermanos querían ser doctores, tenían el mismo deseo de querer ayudar a los más necesitados, y creo que ninguno quería fama ni pensaba en el dinero… todos nuestros sueños se fueron destruyendo con el pasar de los años…

Podía volar un avión, traté  de hablar chino y no me salió muy bien, era un poco complicado hacerlo, desarmé mi radio para convertirme en un buen técnico, fue obvio que no lo seria ya que cuando la desarme, no pude volver a juntar todas las piezas, luego mi mamá me conto que la radio que intente arreglar, no funcionaba hace mucho tiempo; jaja; Cuando era niño, mi imaginación no tenía límites, me ayudaba a escaparme a lugares muy lejanos, a recorrer el mundo con solo dar unos pasos, pasos que di en la vida y que solo me alejaron de mis locuras, como hoy a veces los defino, año tras año se fueron robando mi ilusión y apagando al niño que aún quiero rescatar, porque ser niño no es querer quedarse estancado en el pasado y no querer avanzar; al contrario, es aun ser inocente y ver al mundo con ojos llenos de fe y que algún día la felicidad podrá ser un virus que se contagiara alrededor del mundo, ayudándome a mi y a ti a romper los limites de la imaginación, consiguiendo así, el final feliz que todos quisimos tener en nuestras vidas, una vida sin odio ni envidia.

Ya tengo 21 años, estudio comunicaciones y confieso que hace varios años "Me olvidé de Soñar"; Mis hermanos no fueron doctores y yo no soy el mejor bombero del mundo; antes de acabar el colegio, durante la secundaria, mi sueño se fue apagando en mi alma, y sin darme cuenta los fui ocultando en un rincón de mi corazón; trato con voluntad de despertar mis sueños, aquellas ilusiones de poder cambiar al mundo con solo entregar amor, pero, me golpeo con otra realidad a la que niño enfrente, y siento que fui derrotado por una rutina; es verdad que planear las cosas no siempre salen bien, pero cuando tus sueños se pierden en la sombra,  esperando por un rayito de fe, deseo haberme quedado como un niño, y así poder contagiar mis ilusiones que, a nosotros los adultos, nos falta desarrollar.

En mis ojos puedo ver, como las personas solo viven para trabajar y la felicidad es algo relativo, cuando para poder crecer como persona, primero necesitas ser feliz, y lo demás vendrá por si solo, así estarás motivado para seguir, para seguir en la búsqueda de conquistar al mundo con tan solo sonreír.
Sé que lo que escribo, puede durarme solo estos minutos, pero se que esto que escribo hoy, lo podre revisar y recordarme que aún no he dejado de vivir,  y aun le daré esperanzas a mi vida, y así llegaré a ser el hombre que quiero ser y llevaré al niño de siempre dentro de mi para compartir mis alegrías y mis penas.

No seré el bombero que soñé ser, pero quiero ser una gran persona, que pueda ayudar en todo lo que este en mis manos; y en lo que no, hare mi mejor intento y se que ahora, el niño que esta leyendo esto, estará a mi lado, para ayudarme.

¿Por que rendirnos en algo que creemos?, ¿por qué dejar soñar?, ¿Por qué caernos  y no levantarnos? ¿Por qué temer a lo que nos digan? ¿Por qué  dejar de reírnos y de ser felices, si cuando solo tenemos esta vida para serlo?, ¿por qué no reírnos de nuestros errores y aprender?, no nos avergoncemos cuando nos equivoquemos, si es la única forma de aprender; Soñar no cuesta nada; luchar por cumplirlos, tal vez, pero la satisfacción de haberlo logrado es invalorable.

 No dejes de vivir, no dejes de soñar, no tengas miedo de sonreír porque cuando sonríes, otra persona responderá; no estés triste, no pierdas el tiempo que solo nos queda una vida por disfrutar y ninguna por lamentar…


…Quiero volver a soñar como el niño que aún soy.




No hay comentarios: