domingo, 18 de agosto de 2013

Bebes, no pasar

En lo que va del año tengo un número de amigos que han decidido, creo que mal, tener un hijo.

Ya sea planeado o por casualidades que dan la vida, la cifra y el Facebook me alarma, con el pasar de los años me he ido dado cuenta que traer un niño al mundo, sin tener la edad y el dinero suficiente, es acto de una irresponsabilidad.




Tengo cuatro sobrinos por parte de mis hermanos, 3 mujeres y un hombrecito de un año y poco más de edad, para ser honesto, puedo estar con ellos por un par de horas, luego necesito escapar o ofrecerles que jueguen un videojuego para que así estén tranquilos, me ayuda por lo menos una hora antes de que se aburran y vuelvan a atacar con sus ganas de descubrir que hace cada cosa que está a su alrededor, y más aún si esas cosas están en mi cuarto; ya sea por sus gritos o por sus ganas de descubrir que es cada cosa y como yo ya sé que son, me desespera su pasión con la que buscan volverme un poco loco; siempre terminó pensando que por culpa de ellos puedo terminar preso, claro que es una broma pero a quién no se le ha escapado un pensamiento como ese cuando ves romperse tus cosas y ellos con una gran sonrisa como si eso podría arreglarlo.

Mi hermano y mi cuñada me han condenado diciendo que tendré gemelos y ahí recién me daré cuenta que es tener un hijo, en verdad espero que se equivoquen, de hecho quiero tener un hijo pero para eso aún tengo que pasar muchas navidades sin planear que un Papa Noel tenga que pasar por mi árbol de navidad.

Ayer visité a uno de mis mejores amigos que acaba de tener a su hija, me sorprendió la escena que tenía frente a mis ojos, en verdad, él necesitaba un babero, nunca me imagine verlo así y una vez más me cruzó por la cabeza esa curiosidad de saber como me veré yo cuándo tenga a mi hijos frente a mis ojos.

En realidad todo esto me ayuda a mi para seguir preparándome, mi papá es el único loco que me ha dicho que debería tener un hijo ahora, según él y me lo dice, es que debería tener a mi hijo joven para que yo lo pueda disfrutar y de paso volverlos más chocos a ellos, pero yo creo que me lo dice porque quiere conocer a un nieto por mi parte, yo le respondo que para eso falta mucho, y no es que yo quiera escapar de eso, en realidad yo también quiero tener un hijo pero aún siento que me falta mucho para aprender porque cuando tenga a mi hijo quiero ser el mejor papá del mundo.


Por suerte, por ahora solo mis amigos me han contado que van a ser padres y ninguno me ha contado sobre una cita con el urólogo, así que por ahora, eso no me tiene que preocupar.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Feliz cumpleaños a mi!


Con solo poner el título ya me deprime un poco entender que sea yo quien comience a saludarme por un año más de vida pero en realidad escribo algo que quise hacer hace un tiempo atrás, comencé con la idea de escribir una hoja con todo lo que he logrado a mis 25 años y luego retomarla cinco años después para saber si había logrado las cosas que me trace años atrás, pero comencé a hacerlo y lo deje a la mitad.

En una hora más cumplo 26 años y me siento intranquilo, no con las personas que me rodean porque tengo muchas buenas personas que me quieren y quiero, sino conmigo mismo.

Hace poco me atreví a creer nuevamente en que podía cambiar el mundo, esa idea que tenía de niño y creerme un superhéroe, tal vez ahora ya no de la misma manera pero igual creo que lo podía hacer, pero no encuentro la manera de hacerlo, tal vez simplemente no se pueda y ando perdiendo el tiempo en algo que no me conduce a nada y yo mismo este creando un camino que no existe para alguien más que luego se sentirá igual que yo.

Necesito saber si tengo que salir a la calle y trabajar para solo conseguir ese dinero que parece hacer a todos felices y ser uno más de ellos que al final lo único que tienen es eso; o seguir con esta búsqueda que a veces parece tumbarme al piso y tomarse todo el tiempo para burlarse de mi ilusa idea de poder cambiar a un mundo que parece tener un destino ya definido.

Para terminar creo que la fuerza de creer en un Dios aparece por etapas, estoy seguro que cuando tenga la edad de mi madre tendré una fe firme en mis creencias pero para llegar a eso necesito hacer algo primero, así que le pido por adelantado al de arriba que me ayude a encontrar ese camino que sé que existe.

Hoy cumplo un año más de vida,  siempre hay un lunes para dejar atrás y hoy, yo, tengo un nuevo año para comenzar otra vez.


domingo, 31 de marzo de 2013

Ya duerme la noche, duerme El Tejar


A las 10 de la noche me despierto y ya no encuentro la luz del sol que esperaba encontrar cuando desidí tomar una pequeña siesta luego de haber viajado alrededor de 16 horas en bus desde viña del mar hasta la comuna de Castro en Chiloé; y mas bien me encuentro con una sabana oscura que cubre la noche y me regala estrellas para obligarme a recordar que me gusta escribir. 


En la calle "el tejar" solo se escucha el ladrido de un perro que parece discutirle a la luna o al mar para quitarle la tranquilidad que lleva hoy, es lunes en castro y parece que nadie va a cambiarle el silencio y la serenidad que la caracteriza, asi que miro a la luna que me promete una noche calmada y me acuesto confiando en ella. 


Marzo 18 - Castro - Chiloé, Chile




martes, 5 de febrero de 2013

Tan Fuerte, Tan cerca


Tan fuerte, Tan cerca o “Extremely loud and incredibly close” es el título de una de las películas que no me molesta volver a ver.

Hoy también volví a ver a la selección de Perú...



 Hace mucho no escribo o mejor dicho no termino de escribir algo que sienta y merezca ser publicado en mi blog, pero tampoco quiero acostumbrarme a no hacerlo y hoy creo que es un buen día para alimentarlo, no de la mejor manera pero solo para que pueda sobrevivir hasta cunado crea pueda publicar algo que valga la pena.


Hoy la selección de fútbol de Perú  volvió a regalarnos esa sensación que solo el fútbol peruano, lamentablemente,  sabe regalarnos; Hay una frase irónica que define muy bien nuestra suerte en estos eventos deportivos “Jugamos como nunca, perdimos como siempre”, los representantes de nuestra selección se atrevieron a ilusionarnos con la clasificación a un mundial en Turquía, un juego bonito pero  con errores que nos costaron lo suficiente para dejarnos fuera de un mundial, un equipo con mejor actitud que la selección de mayores pero dejando al descubierto que aún, nos falta mucho por aprender.


Siempre terminamos comentando sobre lo bien que jugamos y lo poco que nos faltó, pero eso no nos lleva a ningún lado, hace varios años que recuerdo hacer el mismo comentario cada vez que iniciamos a jugar los partidos de clasificación para un mundial y siempre comenzamos ganándole a Paraguay, volvemos a alimentarnos y creer que ahora sí, nos toca ir al mundial, luego aparece el “matemáticamente”, sigue el  “es una pena que jugando tan bien no podamos llegar” y  “tenemos equipo y no tenemos que romper el proceso”, pero el ciclo no se llega a completar satisfactoriamente y todo vuelve suceder paso a paso y no nos damos cuenta (o no queremos hacerlo) que hace varios años venimos diciendo lo mismo.


Qué le falta a nuestra selección? Por qué siempre buscamos encontrar un culpable en la cancha y no buscar la verdadera  razón del por qué estamos condenados a sufrir partido tras partido y sacar la calculadora para ver nuestras posibilidades de clasificar a una copa internacional; Tengo la sensación que la respuesta tiene como principio que debemos entender que los partidos se necesitan ganar, no basta con mostrar algunas individualidades ni eliminar a Brasil para ya creernos campeones cuando no hemos alcanzado la gloria de clasificar y hacer felices a 30 millones de peruanos.


 Sé que es verdad que escribir tampoco ayuda en nada a que un equipo sea mejor  ni ayude a ir a un mundial, pero al menos puedo escupir la bronca y la impotencia que siento cada vez que mis ilusiones se quedan en un “tan cerca” y un “será para la próxima”, me molesta un poco ver en las redes sociales que siempre tratamos de conformarnos con lo bien que se jugó y aplaudir la entrega, pero para mí ya no es suficiente eso, yo también quiero saber lo que se siente ver a una selección ir a un mundial. Tal vez nuestra selección es el reflejo del futbol nacional, y tal vez por eso poco a poco he dejado de verlo; nuestros equipos piensa en 365 días y luego vuelve a comenzar a construir algo que nunca terminan, no hay un proyecto a largo plazo, nadie se atreve a conquistar una copa libertadores, nadie se atreve a formar a los menores para cambiar nuestro futuro, y nadie se atreve a mandar a la mierda a Burga.


Nadie ama a su camiseta como lo hago yo, pero yo no juego en la selección y solo me alcanza para perder unas letras en este lugar, así que espero que alguien que si lo haga se contagia de este amor sobrenatural  y nos de la alegría de poder ver al equipo de todos en un mundial de futbol y nos haga olvidar, por un instante,  como los políticos nos siguen robando; pero eso ya es otro tema y no haber clasificado al mundial, es suficiente por un día.



Quiero ver a mi selección en un mundial!