domingo, 20 de abril de 2014

Embrutece en Grande



Escribo esto un domingo luego de ver las noticias y mientras escucho el último disco de calle 13, lo escribo enojado y tal vez con algo de impotencia al ver la programación de la televisión nacional.

En los últimos meses (alrededor de 120 días) he dejado de consumir los programas que ofrecen en la televisión, simplemente apague la tele y deje de prender el decodificador para solo encender mi tv para cuando quiero ver una película.

No quiero decir que soy la persona más culta y que solo veo noticias porque sería una mentira, me gusta ver programas de entretenimiento e incluso soy feliz cada vez que mientras hago zapping me encuentro con el chavo del 8 o los Simpson, pero en nuestra programación nacional han logrado vendernos la idea que el entretenimiento es sentir morbo y la curiosidad por saber que pasa en las vidas personales de los personajes que han decidido presentar en la televisión, hemos llegado a convertir a nuestros hijos en leones y cobras para demostrar que estamos al día con los medios; lamentablemente estos programas de entretenimiento no han logrado conseguir su finalidad que es la de entretenernos con juegos divertidos y concursos de aprendizaje donde de una u otra forma también podemos participar y aprender aunque sea un poco.

No quiere decir que toda la programación está llena de basura, pero su gran mayoría lo está, y muestra de ello es que, para las personas como yo, que buscan escapar de este tipo de programas, de una u otra forma logramos enterarnos de lo que pasa en la vida de uno u otro artista porque la coyuntura de su pelea amorosa a significado para los medios que debe ser comentado en los noticieros matutinos, del medio día y nocturnos, han logrado que el morbo forme parte de los titulares noticiosos y sin querer al día siguiente vas a seguir siendo participe de la novela de Florcita y Néstor porque de todas maneras alguien va a comentarlo.



Piensa en Grande es el lema de uno de los canales más grandes, sin embargo es uno de los canales que ha decidido que el negocio de embrutecer a la población es un negocio redondo, un negocio que se da en todos los medios de comunicación y que luego creen tener el derecho de juzgarnos al momento de elegir a los políticos que no son de su gusto.

Para terminar sería muy bueno que aquellos que critican la programación de nuestra televisión dejara de consumirla porque al final todo aquello que nos presentan en los medios es al fin y al cabo lo que estamos consumiendo; Ya hemos caído, lo hemos hecho a lo grande así que nos toca volver a pararnos y hacerlo de la mejor forma, buscando educándonos incluso cuando nos estamos entreteniendo.


Así que si no queremos más mierda dejemos de consumirla.